Historia

No es fácil dar una biografía detallada de un hombre que desde su más temprana edad empezó un camino de lucha y sacrificio.

 

 

Salvador Perches nace en Aguascalientes, Ags. el 23 de Enero de 1925. Empezó a trabajar a la edad de 13 años como empleado en una tienda de abarrotes, teniendo como maestros a los señores Carlos Kasuga y Basilio Medina, logrando así su primera meta en la vida: el ser comerciante. Posteriormente, a los 19 años de edad, abrió su propia tienda de abarrotes a la cual puso por nombre “Casa Perches”, en donde contaba con una nómina de 10 empleados.

 

En el año de 1956, su ambición y visión lo llevaron a radicar a Cd. Juárez, Chih. junto con su esposa Teresa Pérez Castro e hijos, en donde abrió una compañía de transportes en los cuales se hacían viajes de Cd. Juárez a Nuevo Casas Grandes. Esta compañía tuvo una duración de 2 años, para luego venderse la concesión a ómnibus de México.

 

En un viaje que tuvo a la ciudad de Dallas, Texas en el año de 1958, adquirió una carroza, a su regreso con el dinero y el apoyo de su familia (en especial de su suegro Don Ignacio Pérez Sedano), abrió Funeraria la Paz S.A. Cabe hacer mención que él desconocía en su totalidad el ramo funerario, pero en sus asistencias a las convenciones de aquella época, adquirió los conocimientos suficientes y conoció gente importante del ramo, por mencionar algunos: Sr. Al Cortez (primo de don salvador), Sr. Tangassi, Sr. Pérez Sandi, Sr. Romo y Sr. Robert Thomas.

 

Don Salvador Perches fue un innovador de su época, por dar algunos ejemplos:

  • Empezó a embalsamar en la frontera, ya que en esa época se tenían que traer técnicos-embalsamadores de El Paso, Texas, para hacer los trabajos.
  • Manejó los servicios funerarios economicos al alcance de las clases populares, para que así tuvieran servicios dignos para con sus seres queridos.

 

En el año de 1970 abre Funeraria Perches, la cual representó la modernización más importante en el ramo funerario de aquella época en Cd. Juárez. En 1973 adquirió en Mérida, Yuc. una mansión que perteneció al Gral. Carrillo Puerto, para abrir Funerales Perches de Mérida, administrada en aquel entonces por su hija Elodia. En el año de 1984 adquiere en Cd. Juárez, los parques funerales Recinto de la Oración y Jardines Eternos, además, la agencia funeraria Capillas Jardín de la Oración, siendo esta ultima su competidor mas fuerte.

 

En el año de 1987, abre su propia fábrica de ataúdes (Ataúdes de la Frontera, S. A.) ubicada en Monterrey N. L. Su visión e imaginación de diseños y colores poco comunes de sus ataúdes lo hicieron triunfar entre sus colegas en nuestro país. No conforme con eso, y gracias al cuidado esmerado en la selección de sus ataúdes para las convenciones, su producto es también adquirido en países como: Filipinas, Guam, Hawaii, Nigeria, Sud-África, Bélgica, Polonia y la República Rusa.

 

El éxito siempre caminó junto a Salvador Perches, su visión alcanzó también el mercado norteamericano, abriendo agencias funerarias de descuento en las siguientes ciudades: El Paso, Tx. (1995), San Antonio, Tx. (1996) y Austin Tx. (1998), actualmente son administradas por su hijo Salvador Perches Pérez.

 

A manera de epilogo, Salvador Perches luchó para la dignificación del servicio funerario en México. Luchó por la modernización de los servicios funerarios, impulsó el embalsamamiento en nuestro país, su fábrica de ataúdes exporta alta calidad, hizo que todo aquel que trabajó para él, viera al servicio funerario no nada más como un trabajo, sino como una forma de vivir, y lo más importante, a todos los que tuvimos el privilegio de conocerle, nos enseñó que una de las virtudes más grandes del ser humano es la sencillez.